*

5 razones para no olvidar a tus amigos

Salud

Por: pijamasurf - 02/16/2017

No hay vida sin amigos, por eso hay que cuidarlos como se cuidan otras expresiones de amor

“La amistad hace de tormentas y tempestades un lindo día en los afectos, y de la oscuridad y confusión de pensamientos hace la luz del día”, escribió Francis Bacon, en el que posiblemente sea uno de los mejores elogios que se han dicho sobre los amigos y sus bondades.

En efecto, de todos los vínculos que tenemos y formamos a lo largo de nuestra vida, quizá el de la amistad sea el único que lo tiene todo, sin restricciones. Un amigo puede conocernos mejor que nuestros padres o nuestra pareja; con un amigo podemos rivalizar tanto o más que con un hermano; con un amigo podemos decir la verdad, sentirnos a gusto, también discutir, y todo ello dentro del territorio de la amistad.

Pero por si esto no bastara, a continuación te invitamos a considerar cinco razones para preservar tus vínculos amistosos y cuidarlos de la misma manera que se cuidan otras expresiones del amor.

 

Amigos y salud

Varios estudios han demostrado la relación entre los amigos y la salud personal. Entre otros, uno de los más destacados es el que realizó hace algunos años la doctora Lissa Rankin con comunidades de inmigrantes italianos en Estados Unidos. Fieles a su origen, muchas de esas personas sostenían un estilo de vida que, desde fuera, parecería poco saludable: comidas ricas en grasas, alcohol en abundancia, sedentarismo, tabaquismo. A pesar de esto, su corazón estaba en mucho mejor estado que el del estadounidense promedio, por una sola razón: su vida la hacían entre amigos. La felicidad de encontrarse entre gente querida tiene efectos no sólo emocionales sino también fisiológicos.

 

Amigos y empleo

Dos o tres generaciones atrás se decía con fervor que encontrar un trabajo era más fácil gracias a un factor: los amigos. Nuestra red de vínculos personales influye notablemente en nuestras oportunidades de vida, en sentido amplio, y el trabajo no es la excepción. Este análisis estadístico mostró que frente a otros recursos, los amigos y contactos siguen siendo el principal punto de contacto con una vacante: cuatro de cada 10 personas encuentran un nuevo trabajo gracias a un amigo, frente a dos de cada 10 que lo hacen por medio de un sitio de Internet especializado o una de cada 10 que llegan por una agencia de contratación. ¿Buscas empleo? Pregúntale a tus amigos.

 

Amigos y adversidad

Si no hay vida sin adversidad, ¿qué es lo mejor que podemos hacer al respecto? Entre otras cosas no menos importantes, tener amigos. ¿Quién si no estará ahí para acompañarte en ese momento de dificultad? 

 

Amigos y felicidad

Y no menos cierto es que no hay vida sin felicidad. Y si, como dice Shakespeare, de lo bello sólo deseamos que se acreciente, ¿qué terreno más fértil para lo mejor de esta vida que el de los amigos y su afecto irrestricto? ¿No es entre amigos donde la felicidad se multiplica sin agotarse nunca?

 

Amigos y vida

La amistad auténtica está ligada indisociablemente a las cualidades más vitales de la existencia: la libertad, el descubrimiento, la realización. Hay amigos que nos muestran el camino de la vida plena, otros nos llevan al hallazgo de lo que no conocíamos y con otros más, con acciones muy concretas, nos damos cuenta de que sólo en el hacer compartido se encuentra la verdadera vida.

Mujeres: pasar sentadas más de 10 horas al día las está envejeciendo (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 02/16/2017

Estudio de la Universidad de San Diego encontró una relación entre el envejecimiento prematuro y el sedentarismo

El sedentarismo es, junto con el estrés, uno de los grandes males de la vida moderna. Los posibles progresos de la humanidad se han traducido para millones de personas en una forma de vida caracterizada por la inactividad, a veces por obligación pero muchas también por elección. El ejercicio físico se mira ahora como un hábito accesorio, el privilegio de quienes pueden pagar un gimnasio o el hábito de quienes tienen la disciplina de levantarse a correr todas las mañanas. Por alguna razón, hemos olvidado que cuidar de nuestro cuerpo es un elemento imprescindible de nuestro bienestar en sentido amplio.

Hace unos días, el American Journal of Epidemiology publicó un estudio realizado en la Universidad de California en San Diego a propósito de otro efecto negativo del sedentarismo: el envejecimiento celular prematuro, particularmente entre las mujeres.

La investigación estuvo a cargo de Aladdin Shadyab, doctor adscrito al Departamento de Medicina Familiar y Salud Pública de la susodicha universidad. Con ayuda de su equipo Shadyab recogió datos de mil 500 mujeres de entre 64 y 95 años, tanto de sus hábitos de vida –si padecían o no obesidad, si fumaban, cuánta actividad física realizaban por semana, etc.– como del estado de sus células.

Sobre esto último los científicos analizaron el tamaño de los telómeros, es decir, los extremos de los cromosomas, regiones del ADN en donde se determina la división y el tiempo de vida de las células. Por otras investigaciones se sabe que los telómeros de menor extensión están estrechamente relacionados con las enfermedades cardiovasculares, el desarrollo de cáncer y la diabetes.

Entre otros datos, el equipo de Shadyab encontró que las mujeres con un estilo de vida sedentario –sintetizado en que pasaban sentadas en promedio 10 horas del día– poseían telómeros cortos, caso contrario al de aquellas que se ejercitaban al menos 30 minutos por día.

Cabe mencionar que este estudio es parte de un proyecto mayor denominado Iniciativa por la Salud de las Mujeres (WHI, por sus siglas en inglés), el cual busca recabar información sobre el estado de salud pública de mujeres estadounidenses que han pasado la menopausia y saber si existe algún factor de riesgo que pueda provocar algún tipo de enfermedad crónica entre este sector de la población.

Shadyab espera que investigaciones posteriores proveerán mayor precisión sobre los factores que aceleran o retrasan el envejecimiento celular pero, entre tanto, el descubrimiento de ésta ya es significativo: ejercítate o mírate envejecer antes de lo debido.