*

X

Razones para cambiar la frecuencia vibracional de la música que escuchas

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/13/2017

La frecuencia sónica es capaz de afectar positiva o negativamente al individuo en su estado vibracional incluso en la conciencia

En su momento, el increíble inventor y científico Nikola Tesla concluyó que para conocer los secretos del universo era indispensable “pensar en términos de energía, frecuencia y vibración”, es decir, sin importar cuál sea el origen de la materia se trata de una mezcla de energía perceptible para cada uno de los sentidos y capaz de influenciar las frecuencias vibracionales de las personas. 

 

De acuerdo con principios básicos de la ciencia Cymatics y la memoria del agua, las frecuencias afectan frecuencias. Se ha demostrado que la frecuencia del sonido puede moverse a través del agua, la arena o la tierra: es como si alterara directamente las vibraciones de la materia, incluyendo posiblemente el cuerpo. 

 

Inclusive, el doctor Masaru Emoto ha demostrado con sus estudios alternativos que las intenciones simples a través del sonido, emociones y pensamientos pueden moldear dramáticamente la manera en que el agua se cristaliza. En otras palabras, cada expresión a través del sonido tiene una frecuencia que influye en todo su alrededor. 

 

 

Al seguir la lógica de que el cuerpo es 70% agua, la frecuencia sónica es capaz de afectar positiva o negativamente al individuo mismo en su estado vibracional. Entonces, en la naturaleza vibratoria del universo es posible generar efectos positivos o negativos en la conciencia humana. De hecho, algunas teorías –no probadas científicamente– sugieren que el régimen nazi estuvo a favor de determinar cuál es el rango de frecuencia para reducir el miedo y la agresión, y su conclusión fue A=432Hz. Curiosamente, este número ha sido una constante en los patrones matemáticos del universo: se trata del momento en que el universo unifica las propiedades de la luz, el tiempo, el espacio, la materia, la gravedad y el magnetismo con la biología, el ADN y la conciencia. Esto significa que este es el momento en el que nuestros átomos y el ADN empiezan a resonar en armonía con un patrón espiral de la naturaleza, magnificando la sensación de unicidad y conexión. Asimismo, el número 432 refleja también el radio del Sol, la Tierra y la Luna, la precesión de los equinoccios, la Gran Pirámide de Egipto,  Stonehenge y el Sri Yantra, entre otros lugares sitios sagrados. 

 

En palabras de Brian T. Collins, compositor, productor y líder mundial de Celestial Meditation Music, “algunos de los tonos parciales armónicos de A=432Hz 12T5 parecen alinearse con los patrones naturales y también con la resonancia de solitones”. Para él, los solitones necesitan un rango específico para formar una densidad desde el micro hasta el macrocosmos, es decir que se encuentran no sólo en los mecanismos acuíferos sino también en un respiro ion-acústico entre electrones y protones. 

 

De alguna manera, esta frecuencia se relaciona con los centros energéticos más importantes asociados, sorprendentemente, con cada uno de los chakras. Esto significa que los chakras están conectados con los siete rayos del espectro solar, por lo que las notas y las frecuencias terminan siendo las mismas al punto A432Hz, lo cual lo convierte en un punto cósmico. Se trata entonces de una frecuencia armoniosa y hermosa que alcanza el cuerpo, las emociones y el espíritu. 

 

Basta pensar un poco la diferencia entre A432 y A440Hz para notar la distinción en las sensaciones y eventualmente en las creencias y actitudes sobre la vida, e incluso hasta en la reducción de emociones negativas reguladas por la agresión, el estrés o el ego. A continuación compartimos algunas composiciones a A432Hz. 

 

 

 

Te podría interesar:

Científicos creen que estamos cerca de una inversión de los polos magnéticos (y no estamos preparados)

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/13/2017

Aunque no se sabe la fecha, científicos creen que podríamos estar cerca de cambio de los polos

El campo magnétrico de la Tierra sirve como una capa protectora invisible que nos resguarda de radiación solar que podría ser dañina.

Cada tanto --las fechas no son muy precisas-- nuestro campo magnético se invierte, los polos cambian de lugar. Este proceso hace que por un tiempo se debilite el campo magnético, haciéndonos vulnerables a la energía cósmica. Estas inversiones geomagnéticas ocurren varias veces cada varios millones de años. Las cifras son un tanto vagas, pero se sabe que la última inversión completa, la llamada Brunhes-Matuyama, ocurrió hace 780 mil años; una inversión temporal de los polos ocurrió hace 41 mil años y duró unos 1,000 años.  

Estudios muestran que inversiones de los polos están asociadas con extinciones masivas y cambios climáticos. Científicos creen que en los próximos 2 mil años se podría presentar una inversión completa, esto en tanto a que ha pasado mucho tiempo desde la última pero sobre todo ya que el campo magnético de la Tierra ha estado disminuyendo un 5% en los siglos recientes.

Para entender este fenómeno se intenta medir la temperatura del manto terrestre de hierro líquido el cual genera el campo magnético, algo que es sumamente difícil.

Mientras tanto algo es evidente, de producirse esta inversión magnética, nuestro planeta no está preparado, especialmente porque hoy en día buena parte de nuestra subsistencia depende de tecnología que se vería seriamente afectada por la radiación solar si perdiera fuerza nuestro campo magnético